miércoles, 15 de enero de 2014

RAMON SENDER Desert Ambulance



De todos las trabajos que surgieron del San Francisco Tape Music Center creado en 1961 por Morton Subotnick y Ramon Sender, Desert Ambulance con la autoría de este último, es sin duda uno de los más representativos. Fué estrenada en Febrero de 1964 con grabaciones efectuadas en gran  medida desde un Chamberlin Musicmaster, en apariencia un simple órgano pero que sin embargo contenía multitud de cintas de loops con material pregrabado instrumental, vocal y efectos de sonido. Parte esencial de la obra son las imágenes líquidas de que Tony Martin proyectaba sobre Pauline Oliveros y su acordeón que casi adquirían una dimensión tridimensional, mientras ella recibía por auriculares instrucciones de Ramon Sender en un marco de semi improvisación que algún criticó tildó de aural pop art. Los participantes de esta obra siempre han tenido auténtica devoción por ella y en una entrevista Pauline Oliveros declaraba haberla tocada más de 24 veces. Fue reeditado por el sello Locust y es una de sus pocas grabaciones editadas, aunque aquí en su página personal puedes encontrar algunas que sucesivamente él va añadiendo.

El interés de Ramon Sender por la música electrónica tiene su origen en el deslumbramiento que le produjo en New York asistir a un concierto de Louis y Bebe Barron, desde entonces comenzó a experimentar con magnetófonos comenzando a interesarse por diferentes generadores de sonido electrónico, más en su lado tímbrico que en el de simulación, el encuentro con Don Buchla sería decisivo para que este construyera el Modular Electronic Music Center más conocido como Buchla Box, bajo sus ideas y las de Morton Subotnick protagonizando así un período de altísima influencia posterior que les alejó del serialismo y acadecimismo de la música contemporanea,  aún teniendo contactos con otros centros similares como el Once Group de Ann Arbor; también serían germen de las posteriores happenings psicodélicos como Festival The Trip del que Ramon Sender fue coproductor iniciando así un período de experimentación mística que le alejó del San Francisco Tape Center.

Decir que Ramon Sender Barayón nació en el Madrid republicano de 1934 y siendo hijo del escritor Ramon J Sender, en plena infancia tuvo que exiliarse no sin antes sufrir la ausencia de su madre fusilada por las tropas franquistas, hecho investigado en su libro Muerte en Zamora. El título de Desert Ambulance evoca la ambulacia  con que la Cruz Roja Francesa evacuó a Ramon Sender y su hermana hacia Bayonne al principio de la guerra civil española.

                                                          Proyecciones de Tony Martin.

                                          Pauline Oliveros interpretando Desert Ambulance.

                                                      Morton Subotnick y Ramon Sender.

San Francisco Tape Center: Ramon Sender, Michael Callahan (director técnico), Pauline Oliveros y Morton Subotnick. Fotos extraídas del imprescindible libro de Dadid W. Bernstein.

             Estudio con el Chamberlin Music Master a la izquierda y a la derecha el Buchla Box.

                                                   Ramon Sender en el Trip Festival.

                                       
Desert Ambulance by Ramon Sender on Grooveshark

sábado, 4 de enero de 2014

JAIME GONZALO La Ciudad Secreta



La revista Vibraciones sorprendía en 1980 con un informe sobre cuatro formaciones barcelonesas escrito por Jaime Gonzalo y titulado Barna Nova Ona, en el que daba cuenta de ejemplos que bajo el paraguas de la new wave afrontaban desde el rock de vanguardia, el punk o la música industrial, toda una anomalía de la prensa musical de entonces, más receptiva a propuestas similares foráneas o incluso de la capital. Cuando en el reportaje Jaime escribía: "A la estatua de Colón, el dedo de le cae de pura abulia" igual estaba teniendo una premonición de la portada del libro La Ciudad Secreta, que treinta y tres años después iba a escribir sobre esa escena (ampliada en estilos y tiempo) en la que aparece un parado que se cuelga de los cables del Teleférico para pedir trabajo, la foto fue tomada también 1980, el principio de una década donde los sonidos experimentales siguieron mayoritariamente ignorados por una progresía que pasó de afrancesarse a salsearse.


El subtítulo del libro Sonidos experimentales en la Barcelona pre-olímpica 1971-1991 anticipica la delimitación de la época tratada, desde los sustratos del rock progresivo al Festival Música Inaudita, pasando por la improvisación y experimentación, post-punk o diferentes exploraciones electrónicas. Ejemplos preclaros de modernidad y transgresión, de una vanguardia que a diferencia de la neutralidad de hoy si se podía identificar y valorar; convulsión e imaginación ante el desencanto que podía originar que en su momento apenas habían grabaciones editadas por una industria discográfica que solo parecía interesarse por la onda laietana.


La Ciudad Secreta es un desbordante libro de casi trescientas páginas, profusamente ilustrado con muchas fotos inéditas, entrevistas muy reveladoras con sus protagonistas y nada menos que tres cds con temas de Bueyes Madereros, Eix de Baf, Perucho's, Eduardo Polonio, Suck Electrònic Enciclopèdic, Macromassa, La Propiedad es un Robo, Neuronium, Jaume Cuadrany, Klamm, Psicópatas del Norte, Adictonía, Tropopausa, Xeerox, Albert Giménez, Tendre Tembles, Koniec, Error Genético, Dial, Entr'acte, El Grito Acusador, Melodinamika Sensor, Tres, RSP, 32 Guájar's Faragüit, Camino al Desván, Avant Dernières-Pensées, Naïf y Moisés Moisés. Un proyecto que muchos músicos de entonces decíamos que se tendría que hacer y que al final ha tenido que ser escrito por un vasco y editado por el sello madrileño Munster, gracias a ellos hemos podido comprobar que todo sucedió, que la memoria no nos engaña y que no fue una alucinación colectiva.

                                                    Macromassa, 1978 (Foto Quim Boix)


                                          Psicópatas del Norte, 1978 (Foto Merçe Salvador)


                                                       Ortega y Casette (Angel Lalinde)