viernes, 24 de agosto de 2012

MERCEDES GUARDADO, LA FAMILIA VOSTELL



Tras la pérdida de Wolf Vostell en 1998, su viuda Mercedes Guardado decidió comenzar a escribir un libro (Mi vida con Vostell. Un artista de vanguardia) en que contase sus cuarenta años compartidos con él, una manera de sobrellevar su pérdida y también una impagable recopilación de todas sus acciones, happenings, y dé-collages no solo de el sino de todo el movimiento Fluxus.

El inicio de la relación de Vostell con Mercedes Guardado y por añadidura Extremadura se remonta a 1958 donde llegó atraído por el paisaje de Las Hurdes en la película de Buñuel Tierra sin Pan, su particular paisaje le fascinaba en un momento especialmente centrado en la naturaleza y Carl Jung. En Cáceres también nos cuenta Mercedes el asombro que tuvo al ver un montón de gente viendo la primera televisión en un escaparate y como esta se veía en el centro de las personas reflejadas en el, poco después el aparato de televisión estaría omnipresente en toda su obra y es el primer artista que la trasladaría a vídeo. Todo este mundo ni que decir tiene que fascinó a Mercedes Guardado y es muy elocuente narrando el contraste que supuso dejar su puesto de maestra y afrontar su nueva vida en Colonia, donde de repente pasaron a relacionarse con músicos como Mauricio Kagel o Stockhausen.

La cada vez mayor trayectoria exitosa de Vostell les lleva a residir a Berlín aunque alternándolo con constantes viajes a Extremadura que hacían siempre en coche junto a sus hijos David y Rafael, especialmente tras el descubrimiento del paraje de Los Barruecos en Malpartida donde tras laboriosas gestiones se pudo establecer un museo donde ubicar gran parte de su obra y artistas afines, lejos de los circuitos cada vez más comerciales que marcaba el arte al comenzar los setenta.

Mencionar por último que David Vostell se encargó desde muy joven de documentar con fotos y películas gran parte de la vida de su padre y posteriormente de sus archivos, como muestra esta filmación del dé-collage-happening E.d.h.r. Habitación electrónica, "música de suceso" como a él le gustaba definir con ruído altamente amplificado que anticipa activistas posteriores como Survival Research Laboratories o incluso Einsturzende Neubaten, formación elogiada por Vostell y con quien su hijo David se relacionaría en el Berlín de los primeros ochenta a través de Din A Testbild.








lunes, 13 de agosto de 2012

ANA BARRADO Angular Momentum



Fotografías de dos de las mayores atracciones turísticas de Florida: Cabo Cañaveral y los parques acuáticos, capturados por la fotógrafa norteamericana Ana Barrado en la serie Angular Momentum, publicadas en el libro Incorporations editado por Zone Books en 1992, en que muestra diferentes relaciones de integración social y tecnológica.

En un momento en que Cabo Cañaveral ha decidido alquilar varias de sus plataformas por obsoletas y que cada vez se potencia más el futuro y el negocio del turismo espacial, las fotos de Ana Barrado se hacen todavía más clarividentes, los simuladores aéreos se transforman en un simulacro hedonista ciego ante la realidad científico-militar. Como dijo J.G. Ballard, el planeta más extraño es la tierra y es precisamente sobre la monografía que le dedicó Re-Search, donde descubrimos sus primeras fotos de cohetes y paisajes de blanquecina luz infrarroja.










lunes, 6 de agosto de 2012

MACROMASSA PRESENTA LA LIGEREZA DE LAS MONTAÑAS





En la gruta bosteza la montaña.
El disco es la ondulación de la música.
(Ramón Gómez de la Serna)

Dice la numerología que el número diez es entre otras cosas el retorno a la unidad y un número de perfección y en este caso se cumple perfectamente, pues nos encontramos ante el décimo disco de Macromassa uno de sus mejores y su retorno a la unidad es decir lo mismo que su asentamiento como dúo y su recuperación de la instrumentación ya utilizada en su anterior disco Armas Mosca: el clarinete modificado de Victor Nubla y el audiogenerador duy de Juan Crek lo que nos lleva por una radiancia sonora muy en consonancia con la época de su legendario single Darlia Microtónica (1976) salvo que la experimentación electrónica de entonces venía expuesta en forma de mayor improvisación que en la actualidad mucho más precisa, lo cual tiene un altísimo valor ante el desafío que tiene dominar un aparato a veces tan chicharrero como el que diseñó nuestro Robert Moog local, Rafael Duyos.

La información de su anterior disco como "folklore submundial amenizado" me parece que sigue vigente en La Ligereza de las Montañas, música verdaderamente contagiosa con toques apocalípticos que vocean tras la posibilidad de conocer secretos ultralocales.El disco ha sido editado por Hrönir y podréis disfrutarlo en unas próxima actuación el 19 de Septiembre en un lugar tan maravilloso como el Museo Vostell de Malpartida en Cáceres.

Cómo alcanzar la Conchi según Felipe Borrallo by MACROMASSA on Grooveshark